miércoles, 22 de noviembre de 2017

Bronce y Ascenso a la "A"

Como discriminar el contenido de este reporte si solamente basta con decir que se alcanzó el objetivo.
Objetivo que no estaba planteado tácitamente pero que si, dentro de nuestros corazones sabíamos que podíamos lograr.
Había solo un peldaño más que subir, solo uno más luego de mil batallas victoriosas donde podíamos quedarnos con todo o con nada.
Se había ganado el primer encuentro en casa y había que ir a José C Paz. A jugar con un desconocido Altube. Sólo sabíamos de lo aguerridos que eran y que le habían hecho partido a Morón y hasta le habían arrebatado un juego en su casa. Si en esa casa que justamente ayer conocíamos por primera vez. Desde ya sabíamos entonces que el ambiente también sería lo hostil que fue, pero las ganas y el temple que este equipo demostró en las malas fue un factor determinante para que en ningún momento Altube tuviera chances de ganar el juego.
Por sus jugadores, por el club y por las familias que son las que aún nos bancan todos los Martes tras martes este equipo de Allboys +35 hoy brinda por este Ascenso. Por haber logrado algo impensado, algo que solo podíamos ver los que estamos ahí.

Y así fue nomas, se subió el peldaño que faltaba para el año que viene competir contra los mejores. El año que viene el Albo es de la A señores... !!!

Partido por demás disputado, en un campo difícil, donde hacer pie es casi un milagro, donde los jueces tuvieron una destacadisima labor impartiendo igualdad por ambos bandos y logrando la serenidad que se necesitaba para estas instancias.

Primer cuarto donde Altube sacó diferencia de entrada y Allboys por intermedio de Amore y Carbone pudieron levantar la situación y dejar el tanteador en 11 a 13 favorable a la visita.
El local insistía en hacerse fuerte y generar situaciones de contacto a tal punto que la mayoría de sus jugadores en el transcurso del segundo cuarto ya estaban todos con 3 faltas acumuladas. Nuevamente resaltó el trabajo de la dupla arbitral que mantuvo la situación en paz y no dejaron posibilidad de suspicacias.
Imparable Abadia que volvió a ser aquel que con su lanzamiento de 2 y sus penetraciones dieron vida al Albo por la primer fase del torneo, y Altube jamás le encontró la vuelta para defenderlo, era un ida y vuelta entre él y Loprolo el 91 del local que era quien hacía mantener con vida aún a los locales.

Tercer cuarto donde se hacía imposible poder sacar distancia y despegarse de Altube, pero en un  instante, uno de esos lanzamientos de distancia que logró hacer sonar la red, hizo que la visita se fuera a 10 ptos y se hiciera todo cuesta arriba para el local que a pesar de presionar y darle juego a Nieva, se pudo contener y desde allí se mantuvo la diferencia para ingresar al último cuarto 33 a 43

Era la hora de festejar y a pesar de algunos arrebatos de los locales tratando de forzar a los jugadores de Allboys a jugar brusco, los muchachos ya estaban pensando más en la victoria que en pelear con Altube. Un Abadia nuevamente enchufado con apoyo de Carbone y Miraldi que hicieron de las suyas dio por sentado que el triunfo se mudaba a Floresta y con él, el merecido Ascenso a la "A" y digo merecido porque este equipo terminó la fase regular en segundo puesto y lamentablemente se choco con un Porteño que estaba muy bien y no tanto así el Albo por lo que creo que injustamente se quedó sin la final y hubiera sido mucho ya quedarse sin el ascenso.

Final 52 a 66 victoria y ascenso a la A para el +35 de Allboys...

Gracias muchachos por un gran año, gracias por ayudar a que este sueño sea realidad.

Gracias por el apoyo...

Felicitaciones y a disfrutar que esto no se vive todos los días. Hubo no se que cantidad de equipos que quisieron estar donde hoy estamos nosotros. Lo logramos...!!! Brindo por ustedes y por este logro inmenso que aún no dimensionamos.

Abrazo a todos y salud.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

A un paso de la gloria...

Y así fue, una noche después de tantos martes esperando por volver a jugar, el equipo monocromático de Floresta arrancó con el pie derecho la serie de 3 que llevará el último ascenso a la máxima categoría del Maxibasket Porteño.
La visita, muy dura, áspera, buscando siempre confrontar más que jugar. Desleal por momentos y bien por los árbitros que supieron poner la pausa a tiempo para que no se fueran de partido los locales.

Primer cuarto en el que Miraldi pone en cancha a las torres gemelas al regresado Hernan "Clay" Villegas, el crédito de Villa Santa Rita, Diego Amore y a Diego Dimarco.
Equipo fuerte para tratar de ganar el primer cuarto y marcar una tendencia de cara al resto del partido.
La visita, Altube, venía de una gran serie con el Cuco de la B, Moron. Por lo que era promesa de un gran encuentro y un marco especialmente particular gracias a la llegada de varios fanáticos locales y familiares de los jugadores que daban una pisca de condimentos especiales para esta salsa.
Todo listo, era hora de bailar...

EL Albo saco distancia en el primer chico gracias a la contundencia de sus tiradores y sobre todo la fuerza interna de mano de Carbone que se convertiría en el goleador del equipo dando muestras de sus dotes individuales una vez más. - Bienvenido otra vez, te extrañabamos - final 19 a 8.
Segundo cuarto donde el local no sufrió y pudo dejar parejas las acciones de la mano del ingresado Milani, quien no había visto participación durante el certamen por jugar en el +43 pero inscripto en el +35 vino a dar una mano y vaya que lo hizo. Acompañado por el siempre presente Abadia lograron un final 29 a 20.

Tercer cuarto y el local sale decidido a quebrar el pleito, como dijimos el juego áspero, pasó a ser varias veces desleal en busca la visita de que los locales cayeran en la trampa y de esa forma poder acercarse. Pero esta vez no tembló el pulso a la hora de seguir distanciándose y concentrados en lo que había que hacer el equipo de Allboys continuo manejando las acciones por intermedio de la dupla Carbone - Dimarco y dejar el partido 45 a 36.

Último cuarto y sin sobresaltos más que la lesión de Milani, y un golpe brusco del jugador Diaz en contra de Pablo Grin quien instantes atrás se le había escurrido y convertido, que terminó con la expulsión por parte del colegiado y por suerte no pasó a mayores.
El Albo siguió conduciendo las acciones hasta los casi 40 segundos finales donde se entregó el balón de juego a los jueces para decretar el 62 a 45 final.

Triunfo un paso más para el tan ansiado ascenso...

Vamos muchachos un paso más y objetivo

miércoles, 25 de octubre de 2017

A por el tercero...

Y si, lamentablemente no fue un final de película, sino todo lo contrario y nuestros guerreros del barrio de Floresta terminaron por caer frente ante el poderoso equipo del Oeste del conurbano bonaerense el ya mencionado Estudiantil Porteño.
Una batalla que fue mas que 2 partidos fue una lucha desde el inicio de año palmo a palmo entre 2 equipos que se conocieron bien e hizo decantar para los locales el peso de la experiencia y de saber leer el juego mejor que la visita que no entendió en ningún momento la importancia de lo que estaba jugando.
Tal vez el pico de capacidad se alcanzo jugando contra Olimpo la serie pasada y no quedo resto para esta serie, tal vez no supieron entender el juego o como mencionamos una falla en la lectura cosa que ellos si supieron hacer y planearon la táctica en base a ello sabiendo que era lo que tenia que hacer cada uno de sus integrantes. Un gran vencedor que nada se puede decir, una defensa férrea pero leal que supo controlar a los pilares de la visita que poco pudieron hacer para revertir la situación que enfrentaban.

Un primer cuarto donde Porteño defendió como en el partido anterior cuadrado y uno sobre Dimarco y muy fuerte en el poste cada vez que la pelota fue hacia Carbone.
Siguieron el guion al hilo y dio sus frutos ya que en ese primer cuarto por intermedio de los siempre presentes Cata Ruarte y Roca dieron una luz de ventaja a los locales de 27 a 15.
A pesar de no ser el fuerte del Albo el segundo cuarto, con un Julio Querejeta en gran nivel y un Amore que siempre acompaña en el ataque el albo derrotó en este cuarto a los del oeste por 09 a 13 recortando la distancia y dejando la esperanza latente de la remontada por parte de la visita. Final del segundo 35 a 28.
Pero jamás llegó la ansiada remontada y Porteño supo manejar la ventaja a gusto y piaccere. Los arrebatos sin sentido del combinado hoy de negro nada podían hacer frente a los locales perfectamente plantados en defensa y siguiendo el guión ya establecido desde que arranco la serie.
Tercer cuarto que definía las cosas 57 a 40 y un mar de ventaja que separaba las aguas entre ambos conjuntos.
Último cuarto que fue un tramite bola por bola donde el local le dio espacio a sus jugadores suplentes de entrar y disfrutar esta fiesta que los ponía nuevamente en la Élite del maxibasket porteño.
Felicidades Estudiantil Porteño un club de barrio con una historia enorme en el basket local que supo tener un año espectacular en un alto nivel siempre con el objetivo entre ceja y ceja.

Para el Albo aún queda una posibilidad más de jugar por el tercer puesto donde los guerreros de Floresta dejaran la piel por el tan ansiado ascenso a la primera A del +35 de Febamba.

Vamos que se puede, a no bajar los brazos muchachos. Ya hicieron un gran año, coronemoslo con una victoria más.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Una vez más...

Y una vez más comienza la historia así... Y digo esto ya que en lo que va del año el equipo dirigido por Miraldi casi siempre ah comenzado con el pie izquierdo. Ya sea el inicio del campeonato como los playoff y se ve que sus dirigidos les sienta mejor el jugar de punto y no de banca. Al parecer cuando sienten que ya todo está perdido es cuando el blanco y negro se despierta y despliega su mejor baloncesto.
Iniciaba con todo el local y al parecer el técnico quería pasar por arriba a la visita demostrando el poderío de sus jugadores pero a pesar de colocar un quinteto muy fuerte el que se lo llevó fue la visita, Estudiantil Porteño que como ya hemos mencionado en este espacio cuenta con jugadores de jerarquía que inevitablemente tienen basta experiencia sobre el piso de madera lograron un parcial de 14 a 17 para cerrar el primer cuarto y marcando una tendencia que sería difícil de equiparar.
El segundo cuarto, tal vez el tendón de alquiles de los locales hizo que la visita se distancie aún más en los tableros con 2 bombas incluidas de su tirador Gesomarso (11) que se volvió incontenible para la defensa planteada por el local. El partido se tornaba cuesta arriba y el albo no volvía en si, finalizaba la primera mitad 25 a 34 y la visita respiraba un aire de tranquilidad que en la banca del local no sucedía.
Se inició el tercer cuarto y el albo dio señales de vida por intermedio de su jugador estrella Ernesto Carbone, pero no fue suficiente para  Roca y los suyos que sacaron chapa en la zona pintada y con un poco de jarabe mandíbular y unos árbitros que inclinaban el terreno para la zona Oeste del conurbano bonaerense hacían que los intentos locales por alcanzarlos fuera sumamente difícil. Ruarte y Roca fueron los destacados y los que salieron a bancar la situación con la que el visitante cerró el tercero por 45 a 59 tanteador muy alto para las espectativas del local que deberá bajar el tanteador de manera considerable si quiere tener una oportunidad en el lejano Oeste.
El último y definitorio cuarto fue más de lo mismo, porteño defendiendo 4 y 1 sobre Dimarco que no dejaron respirar sobre gran parte del cotejo y una mezcla de charla con los jueces y buen juego de porteño dejaron a los locales a pesar de la embestida con un juego definido y una ventaja poco real de 11 puntos que deja al Albo en la cornisa y a todo o nada en cancha visitante.
Será la hora de volver a soñar o se les habrá acabado la suerte de revertir las difíciles a los auriblancos? No lo sabremos hasta la próxima semana, solo sabemos que este partido se cerró con un 60 a 71 favorable a Porteño que lo deja a un paso de la final.

Sabemos que se puede, sabemos que hemos salido de peores, dejemos todo una vez más muchachos, nadie nos imagino ahí, nadie ni nosotros mismos pensamos que como arranco el año íbamos a poder estar jugando entre los 4 mejores. Ustedes pueden dar más y yo lo sé... Dejemos todo una vez más. Demostremos que si podemos y que por algo estamos acá. Fuerza Albo..!!!

miércoles, 4 de octubre de 2017

Victoria y a semis...!!!

Luego del partido de anoche y aún extasiado por la felicidad de la victoria se me está haciendo muy complejo poder escribir y separar al jugador, a la persona y al humilde redactor de crónicas basketboleras. Anoche no solo se ganó, anoche se clasificó a semifinales de un gran torneo, donde juegan equipos de muy alto nivel, incluso mejores que el nuestro. Pero el Albo, Allboys, o como más les guste dio cátedra de lo que se llama jugar en equipo.
Hoy es imposible hablar de un goleador o de un jugador en especial más allá de la garra de Pablo "Monoco" Grin, o de la seguidilla de puntos de Diego Amore que nos puso en juego otra vez. Debería destacar a cada uno en su posición porque hicieron lo imposible para que hoy estemos festejando este pequeño paso hacia delante. Rodrigo, interminable labor en defensa y ataque, Julito manejando los hilos, Mauro aportando toda su fuerza, Nico bancandose a los más pesados, Erni crack de siempre q juego un partido aparte con no desesperarse y lo ganó por goleada. Andy que sin estar  al 100 viene y se banca todo, Alberto que organiza desde adentro y de afuera del campo ... No debía mencionarlos a todos, pero como hacerlo? Si lo de anoche fue tremendo.
Imagino que todas las apuestas estaban en contra nuestra, a pesar del 2do juego contra Olimpo no habíamos ganado de local y a ellos la cancha más grande los favorece por eso destacó la labor de equipo que supo mantener la calma hasta el final para pasar arriba y liquidarlo a pocos segundos para el festejo en blanco y negro.

Un primer cuarto donde a los locales les costó la defensa de los grandes y el equipo de Olimpo pudo sacar ventajas. Por suerte con un par de tantos a distancia se acortó la brecha y se fueron al segundo parcial 14 a 18 siempre favorable a la visita.
Segundo cuarto donde Olimpo había guardado a su figura Calviño y donde el peso del ataque recaería sobre él y Hansen que ya en el primero había hecho de las suyas. Pero gracias a la actuación del quinteto local y una defensa sólida y férrea lograron mantener la distancia y llevar el espectáculo al tercer cuarto. 28 a 33
Ya a estas alturas viendo el tanteador se divisaba un final cerrado, el técnico de la visita se tomó su tiempo y tuvo una gran charla con sus pupilos de cara al 3er y 4to cuartos donde se definiría toda la llave.
Una seguidilla de Dimarco y luego otra de Abadía dieron un acercamiento que sobre el final del mismo no pudieron mantener y nuevamente los visitantes se separaron en el tanteador, pero esta ráfaga daba a las claras la intención del local de dejar todo en el último ya que era a Todo o Nada y tal vez el último cuarto del año. Entendieron esto y lo capitalizaron a su favor a pesar del 43 a 51 a favor de Olimpo siempre q había ganado los primeros 3 cuartos de la noche. El Albo sabía que estaba a tiro y justamente donde quería estar. Sabían internamente que estaban en juego y de ellos dependía y ahí fue cuando apretaron el acelerador, dejaron fluir su mejor juego y las canastas vinieron solas, la defensa se hizo más fuerte, achicaron espacios, los ojos de los tiradores visitantes ya desorbitados y cansados no sabían como hacer para bajar el ritmo que aún Allboys sostenía. Un tsunami de goles y de sensaciones recorrieron el estadio para un parcial de 21 a 9 que dejó atónitos a propios y extraños. El éxtasis de la victoria se sentía en el aire y los que acompañaron desde las gradas lo hicieron saber festejando cada tanto que los monocromáticos efectuaban.
Con ese parcial y con las ganas de llegar a las semis Allboys derrota de local a Olimpo de Lanus, gran candidato y sobretodo gran equipo por 64 a 60 y se coloca entre los 4 mejores equipos de la B metropolitana.
Donde buscarán el ascenso a la A con 1 de las 3 B plazas que se otorgan.

Gran esfuerzo colectivo y pura emoción un partido teñido de sensaciones que son indescriptibles para el que nunca practico este deporte espectacular llamado basketball.

GRACIAS ALLBOYS, GRACIAS CHICOS POR ESTE ALEGRON...!!! A POR TODO...!!!

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Todo Trotamundos encuentra su lugar

Con 37 años Diego Dimarco es uno de los bases y una de las nuevas caras de All Boys +35, en el Torneo de Primera B de FeBAMBA. Conocé a la persona detrás del jugador.

    Su vida actual se asemeja a la de muchos otros protagonistas del Maxibásquet. Pero la historia de Diego Dimarco tiene facetas interesantes, y como en una buena película, discurre en diferentes escenarios. Un pibe que supo ser rival y compañero de Luis Scola (con llegó a tener una amistad), soñó con vivir del básquet, fue bartender, vivió la pasión que genera el básquet en el interior del país, se fue a México y transitó el antiguo continente, para un día regresar y encontrar arraigo en un antiguo amor, para seguir disfrutando de su amor de siempre: la naranja. 
    Para Diego todo comenzó en los 90's, cuando se inició en el básquet del Club Imperio Juniors, donde Héctor Dimarco, su papá, que fue jugador del Negriblanco, lo llevó para que practicara algún deporte, aunque por razones que hasta hoy día se niega a revelar, no quería que su hijo se dedicara ni a la naranja ni a ser mecánico como él. Al ingresar al Club de Villa Santa Rita, Diego vio al que sería su primer ídolo de la infancia basquetbolística. En épocas en las que Michel Jordan, Magic Jonhson o Larry Bird atesoraban los favoritismos de los aficionados al básquet, Carlos De Negri, actual DT de El Talar de Devoto (y amigo incondicional), se tranformó en la referencia del incipiente jugador. Porque, claro, decidió jugar al básquet, y no tardó en sentir que estaba vinculado con la naranja desde más pequeño. Silvia Sorbo, su madre, fue quien le recordó que alguna vez había tenido una pelota en la mano, cuando acompañaba a su padre a jugar. Luego de un breve paso por la escuelita y el equipo premini B en 1990,  en 1991 fue promovido al equipo Mini A, dados sus progresos personales, y participó encuentro de Minibásquet de Colón (Entre Ríos). Eso le dio la oportunidad de enfrentar y derrotar al elenco del Club La Armonía, de la provincia mesopotámica, que estaba invicto ese año y donde un tal Paolo Quinteros (el medallista de Bronce en Beijing 2008) hacía sus primera armas. Ya por aquel entonces Federico Morrone, uno de sus actuales compañeros, estaba junto a él, recorriendo los primeros pasos. 
    Pero sin dudas el mayor recuerdo de Dimarco de su etapa en el básquet de los tableros bajos llegó en 1992: Con 1 metro 65 de estatura y partidos donde encestó 60 puntos, Diego era una promesa en ese Imperio que arrasaba. En el torneo de aquel año, disputado en dos zonas, los Negriblancos perdieron apenas un partido ante el Ferro de Martín Leiva. Y el destino le tenía reservada una experiencia inolvidable: a alguien se le ocurrió armar un Mundialito de Mini-básquet, con Puerto Rico como sede, y a alguien más se le ocurrió agarrar a los jugadores más destacados del torneo capitalino para armar un representativo argentino. Imperio estuvo presente a través del propio Dimarco. Esa sería la primera de varias convocatorias a lo que en categorías formativas serían las selecciones de FeBAMBA. Pero aquella primera fue la que le permitió conocer a uno de sus amigos más famosos en el planeta naranja. Ciudad de Buenos Aires también tuvo su aporte para aquel Mundialito de Mini-básquet: un lungo al que todos auguraban un gran futuro, llamado Luis Scola, con quien Diego desarrollaría una amistad previa a que Luifa se transformara en lo que hoy es para el básquet argentino. 
    Con la adolescencia fueron llegando nuevas experiencias: preselecciones y selecciones de capital, y un fatídico puesto de jugador N° 13 de la selección de FeBAMBA de 1994, que fue un mazazo a sus sueños de llegar lejos. Pero siguió adelante. Jugó en Imperio hasta su primer año de cadetes, en 1995, para pasar a Ferro en 1996, donde compartió equipo con Leiva, Matías Chahab y Scola. Pero la odisea duró apenas un año, en el que alternó buenas y malas, para tener que irse a Vélez en 1997, iniciando un derrotero de casi un equipo por año, que lo llevó a GEVP en 1998, donde compartió equipo con Fernando Festa y Juan Pablo Zilla, hoy jugadores +35 de Parque. Ese miso año se recibió de maestro mayor de obra, y empezó la carrera de arquitectura, siempre jugando al básquet y trabajando un poco. Tres de Febrero, Ramos Mejía LTC, Villa Mitre, hasta un regreso fugaz a Imperio en 2004, fueron algunos de sus clubes. En el medio, la crisis del 2001 pegó fuerte en su familia, sus papás no podían ayudarlo para posibilitar que continuara adelante con las exigencias de la carrera y debió abandonar la Universidad. Dimarco recuerda que le costaba sentirse cómodo y, un poco más reflexivo con los años, reconoce que por cosas que no lo justificaban se la pasó cambiando de clubes. La Universidad de La Matanza, en 2005, fue el último destino dentro del micromundo de FeBAMBA. En 2006, con 26 años, empezó a probar suerte más lejos de casa. Hizo el curso de bartender y se fue a trabajar al Casino de Carmen de Patagones. Llegó una de las últimas oportunidades de vivir del básquet, cuando jugó para Deportivo Patagones, en la ciudad del Sur de la Provincia de Buenos Aires. El sueño duró poco, pero le dio la posibilidad de sentir la pasión que genera el básquet en el interior de la Argentina y salir campeón por primera y única vez en su carrera. 
    Para 2006 Diego ya sabía preparar buenos tragos y lo que se siente ser campeón:
    En 2007 ya estaba de regreso en Buenos Aires, trabajando en el rubro gastronómico en los Aeropuertos. Un supervisor de LAN que vino desde el exterior, le vio potencial y se lo llevó a trabajar en el Distrito Federal de México, donde estuvo hasta 2010. De básquet, apenas despuntar el vicio y un lindo re-encuentro con Luis Scola, su amigo y ex compañero de selecciones infantiles de FeBAMBA y de cadetes en Ferro, que aprovechó que la competencia lo llevaba por tierrras aztecas para compartir una cena. Tras unos años sin contacto, se habían re-encontrado en 2005, cuando Diego era el DT de los mini del Club Villa Mitre, y uno de los sobrinos de Luifa era uno de sus pupilos. El consagrado pivot de la selección se apareció una tarde a buscar a su sobri, estuvieron hablando un rato y retomaron la comunicación.
    En 2010 llegó el turno de irse al viejo continente. Matías Dimarco, su hermano, jugador de la serie B del baloncesto italiano, lo invitó a unírsele en Catanzaro. Hizo la ciudadanía, y mientras la hacía entrenaba en Catanzaro y surgió la posibilidad de jugar para el Crotone, equipo de Calabria que pugnaba por salvarse del descenso. Así, con 30 años entrenaba un poco junto a su hermano y otro poco en Crotone, mientras esperaba estar en regla para ser oficialmente jugador. Al final no se dió. El conjunto calabrés salvó la categoría y desistió de solicitar sus servicios.
    El mismo ángel de la gastronomía que lo catapultara desde Buenos Aires hasta México volvió a tenderle una mano para trabajar en Andorra, con la idea del básquet cada vez más difusa. Una noche navegando por Internet, Facebook mediante, retomó el contacto con Cecilia Speranza, una chica a la que había conocido en el club en su infancia, había estado en su cumpleaños de 15, y a la que le dio su primer beso en el antiguo boliche "La Embajada", un tiempo después.
    En 2011 llegó la hora de pegar la vuelta a la Argentina, donde empezó a estudiar la tecnicatura en Administración que le permite ganarse el pan de cada día como empleado, al tiempo que también es profesor de Simulación de Negocios y Economía en la enseñanza privada. Al poco de retornar se dio el reencuentro con Cecilia, donde nació el amor, fruto del cual nació Fiorella, previo al casamiento, que no podía dejar de tener epicentro en el Santuario de Santa Rita, donde Diego había sido bautizado, contrajo matrimonio y a su vez bautizaron a Fiorella. Naturalmente que el álbum de casamiento incluyó una parada en "El Coloso", como Diego sus amigos deniminan cariñosamente al estadio de Imperio.No pasó mucho para que Dimarco volviera a calzarse las botas, esta vez en el Club Armenio UGAB, en 2012, en la por entonces Primera B de FeBAMBA...
    Cecilia y Diego, antes y después:
    Ya para 2013 llegaría el turno del re-encuentro con Diego Amore, Pablo Green, Manuel Cuello, Ernesto Carbone y Federico Morrone, actuales compañeros en el club de Floresta, con quienes se empezaron a juntar a jugar al básquet en su amado Imperio Juniors, al que representaron en el Torneo Flex hasta 2015. Por esa época Diego comenzó a escribir, como hobby, un blog llamado "La calma è la virtù dei forti", donde hacía narraciones sobre los partidos que iban disputando. Ese fue el germen de sus deseos de escribir. La lógica de la vida, dio forma a la idea de armar un equipo +35 en el Negriblanco, que ya posee un team que actualmente participa del certamen +43 A. Pero el proyecto naufragó en 2016 (que Diego aprovecho para representar a Don Gato en ABA) y 2017, por la imposibilidad de contar con cancha. Recuerda que "éramos 12 jugadores del club, esperando tener la oportunidad de defender los colores que nos vieron crecer, pero no se dio". Así, 6 de los 12 jugadores Negriblancos decidieron buscar otros rumbos, con la mente puesta en pasarse al Maxibásquet. Empezaron a buscar club. hicieron contacto con Ariel Sarraute, de la célebre página Maxibasket Argentina, y éste los contactó con Juan Fosque (Argentinos Juniors) y Alberto Mandelli (All Boys). Las condiciones que se le plantearon al grupo en cada caso hicieron más viable recalar en Floresta, donde el grupo ex Imperio y la base del Albo 2016 acaban de clasificar para el grupo 1 de la segunda del torneo de Primera B, luego de un mal arranque pero con un muy buen sprint desde la mitad de la primera fase en adelante. Al iniciar la temporada 2017 en All Boys, y por pedido de sus amigos, Dimarco retomó las narraciones en el blog, pero ahora contando las peripecias con la camiseta del Albo, cosa que fue muy bien recibida por el plantel.
    Maestro mayor de obra, arquitecto frustrado, basquetbolista empedernido, bartender, técnico en administración, docente, bloguero, esposo y padre. Hombre de mundo, polifácetico, un trotamundos Diego Dimarco. O tal vez un hombre que tuvo que esperar 35 años para saber dónde encontraría su centro. Lo que es seguro es que se lo puede disfrutar en cada fecha del torneo +35 en la que All Boys salte a la cancha.


Dimarco le dio vida al Albo

All Boys superó 67-62 a Olimpo de Lanús como visitante, en el juego 2 de cuartos de final de los Playoffs del Torneo de Primera B +35 de FeBAMBA. Diego Dimarco (25) fue la figura del ganador, mientras que Jorge Seoane (15) y Marcelo Severi (14) fueron los máximos anotadores del local.
Diego Dimarco fue la figura indiscutida del triunfo de All Boys en Lanús ante Olimpo, que puso la serie de cuartos de final 1-1. Cobertura en vivo de Damian Bellino para 5 Inicial
El básquet es un deporte extraordinario, por las emociones que regala. Y en Lanús anoche dio otra muestra de ello cuando el local recibió al golpeado y disminuido All Boys, segundo preclasificado, al que 7 días antes había vapuleado a domicilio con una soberbia actuación de Mariano Hansen (2), que fue una auténtica pesadilla para los de Floresta. Con esos antecedentes, todo indicaba que Héctor Andújar cosecharía su triunfo número 21 en el maxibásquet (la cantidad de partidos que llevaba ganados entre +35 y +43 de manera consecutiva). Sin embargo, en una noche soñada para Diego Dimarco, el pibe trotamundos de Villa Santa Rita, y para toda la gente del Albo, que fue de punto y terminó siendo banca, un poco por las falsas convicciones de los mitos, como el de que nunca un equipo del All Boys en el Maxibásquet de FeBAMBA perdió en esa cancha, otro poco porque los visitantes creían en sí mismos y fueron afianzando esa creencia con el correr de los minutos, y otro poco porque los locales no pudieron plasmar todo su potencial, aún estando casi completos (sólo faltó Alejandro "Mariachi" Espósito de los que habitualmente juegan y no ingresó Maximiliano "Chiquito" Eichhorn, pese a estar en el banco). Hubieron dos factores que sin dudas influyeron en el desenlace de la noche: la mala fortuna de Hansen, que venía de ser figura en el primer juego y que en esta oportunidad no estuvo fino para el aro (falló 4 o 5 mano a mano donde sorteó bien la marca pero la bola no quiso entrar) y los tiros libres, en los que All Boys estuvo muy acertado, principalmente a través de Dimarco y de Ernesto Carbone (15), que tuvo un buen segundo tiempo.
En la previa, de común acuerdo, se hizo un minuto de silencio por el fallecimiento de la abuela de Leandro "Colo" Martínez (-), integrante del quinteto inicial del local. Hay gestos que pasan desapercibidos para algunos, pero no para todos, y en este caso alguien se detuvo a rescatar el enorme gesto de humanidad de Severi, el capitán y referente de Olimpo, que luego del homenaje se acercó a su compañero para darle ánimo. Acto seguido comenzó el juego. Con un plantel más corto All Boys puso a Dimarco, Carbone y Mauro Abadía (8) de movida, dando la sensación de que apostaba fuerte a los primeros 10 de juego. Y sin embargo fue el único pasaje de la noche en el que el dueño de casa dominó con claridad.  Rogelio "Spiderman" Gallardo (10) y Hernán Mastrofilippo (5) generaban juego y encestaban, mientras que Severi arrancaba lejos del canasto pero con buenos porcentajes y Darío "Mexicano" Calvino (12) sumaba sus primeros puntos, para tomar una ventaja de 19-7 en el primer chico. Como en una continuidad de la historia que comenzó 7 días antes, esos primeros 10 minutos parecían refrendar la sensación de que la serie se la quedaría Olimpo. All Boys insistía en demasía por encontrar a Carbone, celosamente custodiado luego de su excelente arranque en el juego 1. Dimarco, lejos de ser el jugador decisivo de la noche, se empeñaba por abastecer a su pivot y no buscaba el gol. Y Abadía no sacaba diferencias en velocidad. Para la segunda manga sorpresivamente se repitieron los ingresos a cancha del Colo Martínez, Mastrofilippo y Alejandro Lancioni (4), mientras ingresaba la dupla Seoane-Hansen. En la primera acciones quedó explicitada la estrategia del local, que jugaba abierto y buscaba pasar rápido el balón, sea para encontrar a su gatillero libre o para que Hansen se la jugara hacia el aro en un uno contra uno. Pero las dimensiones de la cancha y un mayor cuidado sobre el pivot del anfitrión evitaron que anotara, cuando no ocurrió que éste malograra alguna chance concreta. por su parte Seoane tardó en encontrar su tiro. El que tuvo que sacar la cara en los primeros minutos fue Lancioni, porque con un equipo más modesto (Abadía y los 4 jugadores que quedaban en la banca sin entrar) All Boys se empezó a venir: empezó con Abadía batallando y corriendo, sigioó con Alberto Mandelli (4), metiendo canastas y metiendo la mano para mostrarle a sus compañeros que había que ser duro en la marca si era necesario, e incluyó el aporte de Julio "Mago" Querejeta (3) con un oportuno triple, de Nicolás Miraldi (4) y de Andrés Rodas (4). Las sociedades en ataque no le funcionaban al local, y con el trabajo de todos el visitante contruyó un impensado 15-8 que permitió que se fueran al descanso con el partido apretado en 4 puntos (27-23). Había una lez de esperanza para los de Floresta, en el mismo lugar en el que habían aparecido algunos nubarrones en Olimpo.
En el arranque del complemento la tormenta pareció despejarse para el conjunto de Andújar: con un quinteto de lujo (Gallardo, Seoane, Mastrofilippo, Hansen y Severi) las primeras acciones depararon una corrida de 8-2 con dos triples de Seoane que abráin una luz de 10 puntos (35-25), motivando el pedido de minuto de la banca visitante. Y como si alguien hubiera accionado un botón o dicho un conjuro mágico, cambió la actitud de los jugadores del Albo, especialmente de Dimarco, que hasta ahí no había anotado siquiera un punto. Con mayor agresividad personal hacia el canasto, en conductor visitante comenzó a inquietar al perímetro local, transformándose en una pesadilla similar a la que fue Hansen en el juego 1. De la mano del crecimiento de Dimarco, se abrieron huecos en la zona pintada de Olimpo, que Carbone comenzó a capitalizar. Rodas también aportó, aunque una molestia en una pierna lo marginó del juego antes de concluir el período. Todo lo que metía Dimarco desde zona tres (hizo 3 triples en ese lapso) lo comenzó a malograr Seoane, que en el arranque del segundo tiempo parecía ser el camino a la victoria. Las cosas seguían sin salirle a Hansen, Mastrofilippo estaba más cansado, Gallardo salió y tardo mucho (tal vez demasiado) en regresar al rectángulod e juego, y Calvino y Severi se cargaron el peso ofensivo del dueño de casa. Justamente el Mexicano tuvo la chance de estirar la venta de 4 puntos (46-43) cuando viajó a la línea de libres a 4 segundos para la chicharra de finalización del tercer capítulo. Fallo el primero y metió el segundo, para poner el score 47-43. Mandelli repuso rápido para el inspirado Dimarco, que surcó la cancha de línea de tres a línea de tres, se impulsó en el aire desde más allá de los 6,75 metros y, derrotando la campana, marcó su tercer triple del período, apretando el resultado 47-46 e infundiéndole una dósis extra de ánimo a los suyos. En la recta final, inseguro y/o impreciso en ataque, Olimpo se refugió en la seguridad de Severi, que demostró sus dotes de lider anotando 9 de los 15 puntos del local. Pero la dupla Dimarco-Carbone estaba activada, y con 14 tantos del primero y 7 del segundo (con casi 100% de efectividad desde la línea de los suspiros -apenas Carbone erró un libre-) los de Floresta lograron una impensada igualdad en la serie, que ahora regresa a Floresta para encontrar l que seguramente será el primer semifinalista del certamen.
En el balance general, la sensación que queda es la de que el primer juego de la serie fue la verdadera rareza en los choques entre Olímpicos y Albos, que sobre 4 partidos jugados este año se reparten 2 victorias por bando, siempre en condición de visitantes, y generalmente por márgenes más ajustados que el del primer choque de cuartos. Hansen fue la llave del primer duelo. Dimarco fue la llave del segundo. ¿Quién será la llave del tercero?

Síntesis

Olimpo de Lanús (62): Darío "Mexicano" Calvino (12), Jorge Araya (-), Julián Ariel Sandoval (NJ), Leandro "Colo" Martínez (-), Rogelio "Spiderman" Gallardo (10), Gerardo Vázquez (NJ), Alejandro "Mariachi" Espósito (NJ), Alejandro Lancioni (4), Carlos Salinas (NJ), Eduardo Servin (NJ), Hernán Mastrofilippo (5), Maximiliano "Chiquito" Eichhorn (NJ), Marcelo Severi (14), Jorge Seoane (15), Marcelo Calvo (NJ), Maximiliano Aller (Nj), Guillermo Campos (NJ), Rodrigo Iglesias (NJ), Fernando "Chaco" Junco (-), Mariano Hansen (2). DT: Héctor Andújar.
All Boys (67): Diego Amore (NJ), Julio "Mago" Querejeta (3), Nicolás Miraldi (4), Mauro Abadía (8), Alberto Mandelli (4), Carlos "Lito" Albuerne (NJ), Andrés Rodas (4), Ernesto Carbone (15), Esteban Aberasturi (NJ), Manuel Cuello (-), Diego Dimarco (25), Pablo "Monoco" Grin (4), Federico Morrone (NJ), Hernán Villegas (NJ), Rodrigo Martín (NJ), Juan Cruz Milani (NJ) y Pablo Rojas (NJ). DT: Sebastián Miraldi.
Cancha: Olimpo de Lanús
Parciales: 19-8 / 8-15 (27-23) / 20-23 (47-46) / 15-21 (62-67)